Páginas

viernes, 28 de febrero de 2014

Alma al viento


Desde aquí te veo…mejor que ayer,
Desde aquí te veo y mi corazón se estremece,
veo todos tus pensamientos,
Ahora puedo volar.

Ahora veo tu corazón limpio,
libre de la miseria de la supervivencia.

Desde arriba todo se ve claro como en un arrollo de montaña,
Jamás reparé en esas brillantes jemas blancas que fueron tus consejos,
Jamás la brillantez de un canto rodado fue tan exultante,
Tus pequeños poemas, tus esfuerzos de pureza cristalina
brillan desde aquí como una estrella que despide los siete colores.

Ahora que soy viento puedo reparar en la pureza de tus actos,
Ahora que soy éter veo la verdadera intención,
Ahora que soy espíritu puro
puedo darte el calor que fui incapaz de ofrecerte en vida
al reconocer en ti todas y cada una de las perfecciones de tu bella alma,
Fuera de la miseria del pecado,
Fuera de la miseria del hambre.

Ahora reparo en aquél gesto, en aquél día, en aquél beso.

Ahora veo y nunca olvidaré.
Nunca te dejaré...
Como el viento entraré en ti sin que me adviertas,
habitaré tu corazón... lo haré mi hogar.
Jamás seremos dos,
Ahora vivo en ti.





 

 

2 comentarios:

  1. Un intenso y profundo poema.
    Tan sútil como bello, el corazón es la morada perfecta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar