Páginas

domingo, 23 de octubre de 2016

La voluntad

La meditación es un mundo de reencuentro con uno mismo. Con ella, uno se acerca a sí mismo, a sus inquietudes mas profundas y a sus deseos para esta vida de una manera sincera y consciente.

La voluntad es una energía que únicamente puede surgir de nuestro interior, es una energía fuerte y profunda cuando se desarrolla y que nos puede hacer llegar lejos en algunas aspiraciones para hacer de esta vida un camino completo y con sentido, ya que es la energía que nos empuja, y nos da fuerza para ser capaces de materializar un desarrollo de los sentimientos mas íntimos.

Reforzar la voluntad es el camino que nos une con nuestros ancestros, con nuestro pasado y nuestro destino a través del presente, con el ser eterno que insufló vida y con el que encontramos paz y alegría en nuestro corazón.

La voluntad reforzada en la meditación, es la que nos hace retornar a la casa perdida y gracias a la perseverancia, nos puede hacer ver el camino oculto.

A través de oraciones podemos encontrar el camino que deseamos para nosotros e dejará un reflejo de luz para los demás a través de de lo que hemos intentado ser o hemos logrado. Este camino lo seguiremos únicamente entrando en conexión con nuestra voluntad más profunda e intentando que ésta no sea sacrificada por el camino de su exteriorización vivencial por causas internas que desconocemos.

Esta es una oración que aprendí en mis clases de Yoga y que trabajándola un poquito la he adaptado para que profundice más en nuestro interior, marcando así mas la voluntad profunda sobre los hechos superficiales.

Esta debe realizarse en posición de meditación, con las manos juntas en forma de oración, y comenzando un recorrido de las mismas partiendo del pecho (corazón), siguiendo por la frente (Tercer ojo), bajando a la boca (lengua), después, extendiendo las manos abiertas con las palmas hacia nosotros (voluntad) y finalizando con las palmas hacia el exterior (obra). Finalmente las volvemos a juntar en la posición inicial para cerrar el ciclo. y damos las gracias al Universo, Tao, Dios... cada uno lo que mas le haga vibrar. Esto puede realizarse varias veces hasta que sintamos que es suficiente.

"Que lo que siento, lo que pienso, lo que digo y lo que es mi voluntad y acaba siendo mi obra sean lo mismo."

Una versión mas profunda de lo que se quiere explicar con esta oración podría ser esta:

"Que lo eterno que me ha traído a esta vida con un propósito, a través de mis antepasados, reúna la fuerza suficiente de mi energía innata para que el camino que debo cruzar lo haga intacto y sin vacilación, y así, lo que siento, se abra con claridad a mi corazón y se refleje en lo que pienso como en un lago de agua clara y se transmita sin mancha a mi lengua para que lo que diga no sea distorsionado y también salga con fuerza  a través de mis manos reflejándose en la vida, y así en cada una de mis palabras y actos, cerrándose el círculo de nuevo en mi corazón."

Eduardo



jueves, 28 de julio de 2016

Maya

verde, ahora azul
brilla, y ya no
me aburro, pero despierto
voy y ya no esta
ahora lo veo y se que no es verdad
unir tanto reflejos de un manto de irrealidad
es como querer tocar lo que esta mas allá
beber la fuente que suena
esa que nunca se oye
para apaciguar el alma
eso es lo que de cierto
queda

martes, 21 de abril de 2015

La semilla de la vida



















Cada idea, cada palabra, cada pensamiento
Es la semilla de mi vida

Cada movimiento, cada creencia, Cada acción,
Es la manera en que yo crezco

Cada conclusión, cada ejecución, cada sentencia
Es la manera en que yo envejezco

Si cada idea bebe de agua clara
Si cada palabra brota del corazón sincero
Si cada pensamiento que cruza mi mente es para ti y no para mí

La semilla será fértil
Los movimientos serán suaves
Las creencias serán versos
Las acciones serán puras

Así  cuando el tiempo erosione mi rostro
La mirada que observa y que juzga
Verá que el cuerpo que marchito muere
Guarda la mirada de las blancas nieves

Clara y serena
Limpia y sincera

 
Cada pensamiento es una flor que plantas,
Riégala con la mirada que siente,
Y haz de tu jardín un libro de amor.
 
 
 
 


Inspirada en la charla de la doctora Sylvia Botero "De la oscuridad a la luz"

 

 
 
 

domingo, 15 de febrero de 2015

Así habló el Tao



Antes de hablar con el Tao debo aprender a escucharlo
para ello no hay mejor postura que la meditativa.
Un silencio interno absoluto y algo de ruido en el exterior.
Unos cuervos vienen graznando, mi perro detrás… jadeando.
Cierro los ojos, mirando al Sol,
manos en mudra de recepción solar,
debajo,  cien metros de vertiginoso precipicio
y la calma de ver el mundo en miniatura.
Quizás como lo vería una divinidad,
aquieto mi mente, se hace el silencio.


Es fácil de esta forma saber lo que pensaría un Dios
y lo que hoy ha pensado es
que ya muy pocos saben esperar sentados
y escuchar en silencio debajo de un árbol,

El hombre olvidó que su existencia,
está en el paréntesis de la caída de una hoja otoñal,
en el canto de la cigarra y en la noche estrellada.
 
El hombre, olvidó a su madre, olvidó su causa, olvidó su tiempo.
Como un infante recorre con miedo su propia existencia,
guiado por su propia ignorancia se aferra a la vida temiendo perderla
y mata así su vida para subsistir.
Bendito idiota!

Pero más allá de nuestro propio ruido oigo hablar a los Dioses,
a esos que están ocultos como espíritus del bosque.
Me cuentan, que llega el  tiempo de frenar, de parar,
el tiempo de no hacer, de no pensar,
de dejarse llevar por la existencia y no luchar contra ella.

Los espíritus tranquilos de las aguas remansadas
estarán  encantados de guiarnos en ese devenir,
hacia el sentir de la vida lenta e intensa
que habita en lo eterno de un breve lapso de tiempo

 
Así fue y así será. Así  habló el Tao.

domingo, 8 de febrero de 2015

El peregrinaje interior


Bueno, he aquí un ejemplo para no seguir, el deseo a morir.
Esta muerte puede ser metafórica o real, pero la muerte por suerte o por desgracia no existe, por tanto, todo deseo de morir resultara infructuoso. Sin embargo este deseo surge de la no conformidad con la vida, o mejor dicho, con el camino marcado por otros en nuestra vida.
Pero ¿cómo se llega a ese punto?, pues  a  mi modo de ver, la raíz está en la falta de mirada interior.
Estamos muy acostumbrados a vivir una vida exterior muy activa, pero tenemos una vida interior paupérrima, de hecho a algunos el hecho de parase a pensar en su propia vida les provoca tal miedo que prefieren pasar directamente al telediario para consolarse viendo que hay otros que lo pasan peor y no pensar así en su propia vida, esta es una muerte metafórica muy extendida.
Podríamos explicar que la mirada única hacia el exterior, hace que seamos vulnerables, pues no enraizamos nuestros pensamientos y nuestra manera de enfrentarnos al mundo pasa a ser muy superficial. Debido a la represión que desde pequeños sufrimos, vamos buscando continuamente referencias a las que seguir, llevándonos al vagar entre lo que queremos ser y el miedo a serlo.
Sin embargo la vida puede cambiar en un instante, porque como dijo Arquímedes ” dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, ese punto de apoyo lo encontramos en nuestro interior, y nuestra única arma para ello es la observación de uno mismo, y el perdón de nuestros miedos, obsesiones, ignorancias y de todo lo que vayamos encontrando en ese camino interior, entendiendo que ese camino ha sido sembrado por otros con el miedo y la represión.
Nuestra nueva religión debe hacer honor a la propia palabra re-ligare, “volver a unir”, y lo que hay que unir es nuestros dos mundos, el interior y el exterior.
El miedo es el único obstáculo a batir, un miedo incorporado a lo más profundo de nuestra alma desde que somos seres inconscientes, un miedo que nos ha metido la propia sociedad, la propia religión, la propia familia. No es tarea fácil enfrentarse a ese muro, pero no hay por otra parte tarea más sencilla. El método es desconectar la mente de todo pensamiento, descansar, relajar. Alcanzar un estado de tranquilidad y partiendo de allí, ir recorriendo mentalmente las vivencias habituales para ver qué es lo que nos produce de nuevo el estado de ansiedad, solo descubriéndolo podemos enfrentarnos a ello.
Por decirlo de alguna manera debemos cambiar la dirección de nuestra mirada para ver el mundo con otros ojos, sólo así podemos ser quiénes somos y exteriorizarlo. Veremos así que la vida es un maravilloso paseo por un mundo que solo nos quiere enseñar lo mejor de nosotros mismos.
Como se suele decir en el peregrinaje a Santiago,
"buen camino"

domingo, 25 de enero de 2015

Haikus



imagen de https://revistadepoesia.wordpress.com

Aunque toda traducción de Haikus acaban siendo infructuosa para mantener la belleza del mismo, por el propio acto de la traducción, siempre me ha gustado la idea de intentar encontrar  en pocas palabras la esencia de algo, una visión, un pensamiento, una acción …

 
El haiku surge del asombro del poeta por la observación de la naturaleza intentando expresar un sentimiento breve y sincero.
 
Y aun sabiendo que es un fin inalcanzable, es un fin loable, es comenzar y terminar la visión de un hecho en si mismo, es percibir su esencia y dejarla cristalizada en una breve imagen verbal.
 
Este fin y sin necesidad de hacer un haiku, es perseguido por todos los poetas, pero es quizás en Japón donde probablemente halla su sumum, sin embargo he de decir que no he encontrado muchos, por no decir ninguno, que me guste, probablemente por la distancia de nuestra mentalidad, de nuestra tradición y de nuestra diferente manera de expresarnos a través de la poesía.
 
 Como ejemplo pongo un famoso haiku de Matsuo Basho (1644-1694)
 
furu ike ya
kawazu tobikomu
mizu no oto

la vieja charca...
una rana ha saltado
¡plop!

A esto es a lo que me refiero con su dificultad para tradución en occidente. Dudo que pueda alguien observar la belleza que parece que debe encontrarse en Japón al leer el texto original.
 
Shiratsuyu ya
Mufunbetsunaru
okidokoro
 
Blanco el rocío,
y se posa sin juicio
en cualquier parte.
 
Quizás en este pueda entenderse mejor la esencia del haiku en cuanto a la imagen que representa, aunque se nota la pérdida de belleza que ha dejado en su traducción.
 
Si ya es difícil hallar belleza poética en nuestro idioma, cuanto más difícil para un occidental hallarla en la traducción japonesa!!.
 
Ahí va mi pequeño tributo al haiku, con apariencia de haiku, pero sin serlo, ya que como he dicho para mi es difícilmente comprensible este arte, a pesar de todo, aprecio el valor tanto del intento japonés, como de los traductores, como el mío propio por alcanzar la esencia.
 
 
 
Surgen de tu boca
hermosas palabras,
Agua cristalina.