Páginas

domingo, 15 de febrero de 2015

Así habló el Tao



Antes de hablar con el Tao debo aprender a escucharlo
para ello no hay mejor postura que la meditativa.
Un silencio interno absoluto y algo de ruido en el exterior.
Unos cuervos vienen graznando, mi perro detrás… jadeando.
Cierro los ojos, mirando al Sol,
manos en mudra de recepción solar,
debajo,  cien metros de vertiginoso precipicio
y la calma de ver el mundo en miniatura.
Quizás como lo vería una divinidad,
aquieto mi mente, se hace el silencio.


Es fácil de esta forma saber lo que pensaría un Dios
y lo que hoy ha pensado es
que ya muy pocos saben esperar sentados
y escuchar en silencio debajo de un árbol,

El hombre olvidó que su existencia,
está en el paréntesis de la caída de una hoja otoñal,
en el canto de la cigarra y en la noche estrellada.
 
El hombre, olvidó a su madre, olvidó su causa, olvidó su tiempo.
Como un infante recorre con miedo su propia existencia,
guiado por su propia ignorancia se aferra a la vida temiendo perderla
y mata así su vida para subsistir.
Bendito idiota!

Pero más allá de nuestro propio ruido oigo hablar a los Dioses,
a esos que están ocultos como espíritus del bosque.
Me cuentan, que llega el  tiempo de frenar, de parar,
el tiempo de no hacer, de no pensar,
de dejarse llevar por la existencia y no luchar contra ella.

Los espíritus tranquilos de las aguas remansadas
estarán  encantados de guiarnos en ese devenir,
hacia el sentir de la vida lenta e intensa
que habita en lo eterno de un breve lapso de tiempo

 
Así fue y así será. Así  habló el Tao.

6 comentarios:

  1. Calma
    Tao Te Ching

    La gran perfección semeja imperfecta,
    Pero no decae;
    La gran abundancia parece vacía,
    Pero no se acaba.

    Una gran verdad parece contradictoria;
    Una gran inteligencia parece estupidez;
    Una gran elocuencia parece incomprensible.

    Aunque parece que la acción vence a la contención,
    La inmovilidad vence al deseo
    Así pues, el que permanece calmado es quien tiene el control

    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Una exquisita guinda para un pastel artesano.

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Primera vez que vengo a este extraordinario blog y me encuentro con esta soberbia entrada!!
    Paz y Luz abundantes
    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente te los deseo,
      gracias por tu visita

      Eliminar
  4. Alabado sea el TAO.
    En EL debemos perfeccionarnos siguiendo esa MISTERIOSA VOZ que ViVE y REINA en la cueva del CORAZON.


    Un Abrazo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti por afinar la música de esta entrada
    saludos

    ResponderEliminar